Castillos hinchables con tobogán

Los castillos hinchables con tobogán son sin duda la opción favorita de muchos niños. La cantidad de diversión que proporciona una simple rampa por la que deslizarse es incalculable desde el punto de vista de los pequeños. El tobogán agrega una capa adicional de entretenimiento al castillo inflable estándar, lo que los hace ideales para fiestas infantiles.

Los mejores castillos hinchables con tobogán del mercado

Tipos de castillos hinchables con tobogán

Un hinchable con tobogán multiplica la diversión independientemente del tipo pero es conveniente que conozcas que opciones existen para elegir la que se adapta mejor a tus hijos y a tus necesidades.

Dependiendo del uso que le quieras dar al inflable le sacarás más partido escogiendo el tipo adecuado. ¡Vamos a conocerlos!

Castillos hinchables con tobogán secos

Castillos hinchables con tobogán secos

Este modelo de castillos inflables acostumbra a tener un tobogán con la pendiente recta. Dependiendo de la longitud e inclinación de la rampa, el final del tobogán tiene diferentes terminaciones.

Los hinchables con tobogán pequeño acostumbran a finalizar en el suelo del exterior del castillo. Mientras que los toboganes de mayor tamaño tienen algún tipo de obstáculo o colchoneta para amortiguar y frenar la caiga.

Si de los pequeños dependiera estarían todo el día saltando en el inflable y no bajarían jamás. En muchos castillos de este tipo, el tobogán es el punto de entra y salida del hinchable. Esto ayuda a conseguir que los pequeños salgan de la casa de salto ya que tienen una motivación para hacerlo, ¡lanzarse por el tobogán!

Castillos hinchables con tobogán húmedos

Castillos hinchables con tobogán húmedos

En este otro tipo de castillos hinchables con pista de deslizamiento, el agua complementa al tobogán. La rampa suele tener algún giro y más inclinación que en los secos.

La mayoría de modelos mojados tiene al final del tobogán una piscina de agua para amortiguar la bajada. Muchos también disponen de una instalación que hace que el agua caiga por la rampa y sea más fácil deslizarse por ella.

La ventaja de estos castillos inflables con tobogán es que se pueden utilizar también sin agua. Durante los meses de frío siguen proporcionando mucha diversión y en verano son ideales para combatir el calor mientras los pequeños se entretienen.

Estos son los dos tipos principales de casas de salto con tobogán pero dentro de ambos existen modelos con características adicionales.

Por ejemplo, hay modelos con diseños basados en una temática en particular como dibujos animados, super héroes, lugares, etc. También hay modelos que tienen obstáculos, figuras hinchables, canasta de baloncesto y otros complementos extra. Y por supuesto el tamaño es otro factor característico de cada modelo ya que hay castillos con tobogán pequeños, grandes y hasta gigantes.

¿Cómo montar y desmontar un castillo hinchable con tobogán?

En cuanto saques vuestro inflable para montarlo seguro que tus hijos estarán impacientes por empezar a usarlo, pero primero es necesario instalarlo correctamente. Ya verás que no tienes que preocuparte en absoluto por la dificultad. Es muy fácil y no hace falta tener experiencia, con un poco de soltura bastará.

En el siguiente vídeo encontrarás los pasos básicos que te servirán de guía para montar y desmontar tu tobogán hinchable como un profesional. Posiblemente tu castillo no sea el mismo que el del vídeo pero las instrucciones te servirán igual.

¡Vamos a ver cómo se hace!

¿Cómo hacer más resbaladizo el tobogán de tu castillo hinchable?

Primero de todo debes tener en cuenta que esto solo aplica para los toboganes de agua hinchables, es decir los modelos húmedos. Si tu hinchable no está preparado para soportar grandes cantidades de agua te recomendamos que no lo hagas.

Para conseguir que el tobogán de tu inflable resbale más, únicamente hace falta que fluya un poco de agua por la rampa. Algunos castillos incorporan una instalación para conseguir ese efecto… pero si no es el caso del tuyo, ¡puedes conseguirlo muy fácil!

Solamente te hace falta una manguera de jardín. Una opción es fijarla en la parte superior del tobogán de forma segura y de manera que no estorbe para tirarse por él. Aunque creemos que es más divertido que eches tú el agua con la manguera desde el suelo por la rampa del tobogán ya que de esta manera formarás parte del juego de tus pequeños.

En el siguiente vídeo aparece un castillo que tiene instalación de agua para que puedas hacerte una idea de la solución.

No utilices jabones, detergentes o productos por el estilo para hacer más deslizante el tobogán. Recuerda que los niños se revolcarán por completo en el hinchable y podrían ingerirlos o entrarles en los ojos. Solo con agua es más que suficiente para tener un tobogán super resbaladizo.

Consejos de seguridad para un castillo hinchable con tobogán

Al igual que con cualquier otro juguete, si no se hace un buen uso del inflable, existe el riesgo de que surjan imprevistos. Por lo tanto, debes tener en cuenta una serie de medidas que harán que los pequeños lo utilicen con mayor seguridad.

Cuando tus hijos vean el castillo montado posiblemente perderán el control. No podrán esperar ni un segundo para empezar a saltar en él y deslizarse por el tobogán. A pesar de la emoción es muy importante que les enseñes a cumplir unas sencillas normas de uso. ¡Te las explicamos!

Además de las pautas básicas de utilización de cualquier tipo de castillo hinchable:

  • No utilizarlo recién comidos.
  • No entrar con calzado, gafas, joyas ni objetos con bordes afilados.
  • El juego bruto está prohibido. No luchar con otros niños ni dar empujones.
  • Mantener unas normas de higiene no usándolo con las manos o la ropa sucia.

En un castillo de salto con tobogán tus saltarines también deben respetar las siguientes reglas:

  • Utilizar el tobogán solo para deslizarse y no como zona de salto o volteretas.
  • Utilizar el tobogán de uno en uno.
  • No tirarse por el tobogán de cabeza. La forma correcta de hacerlo es sentados.
  • Si se forma cola para usar el tobogán no se debe saltar cuando se esté en ella.

Seguramente los pequeños estarán más pendientes de divertirse que de seguir las normas… así que no olvides vigilarlos mientras juegan en el inflable para recordárselas si se las saltan.

Para ayudar a los niños a recordar las reglas de seguridad puedes explicarles las razones de porque es peligroso no cumplirlas.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones te asegurarás de que ningún contratiempo os impida pasar un día genial.

¿Es mejor un castillo hinchable con tobogán que uno tradicional?

A primera vista la respuesta a esta pregunta parece obvia… ¡por supuesto que un hinchable con tobogán es mejor! Vas a tener en la misma unidad de juego, una zona de salto y un tobogán incorporado. ¿Cómo puede competir con eso una casa de rebote tradicional?

Si la cantidad de diversión que puede proporcionar el hinchable es el único factor que vas a tener en cuenta a la hora de elegir el tuyo, un inflable con tobogán va a ganar con diferencia la mayoría de veces. Pero si hay más factores que determinen tu elección, entonces la victoria puede no ser tan clara.

Vamos a ver otras cosas que quizás tengas que valorar también para saber si este tipo de inflables es la opción más adecuada para ti.

Factores a tener en cuenta al comprar un castillo hinchable con tobogán

Antes de invertir en una casa de salto con tobogán, deberías hacerte las siguientes preguntas:

01. ¿Cuál es mi presupuesto?

Los castillos con tobogán acostumbran a ser más grandes que los tradicionales, lo que supone que su precio también sea mayor. Por lo tanto es conveniente que sepas en primer lugar cuanto dinero tienes disponible para gastar en el inflable.

02. ¿Cuánto espacio tengo disponible?

Como hemos dicho en el punto anterior, como regla general los hinchables con tobogán suelen ser de mayor tamaño que los tradicionales. De modo que, también ocupan más espacio, tanto horizontal como vertical.

Es fundamental que antes de ponerte a elegir un inflable sepas el espacio que tienes libre para ubicarlo. Así después, podrás compararlo con las medidas proporcionadas por el fabricante. De este modo tendrás la seguridad de que no te encontrarás con problemas de espacio a posteriori.

03. ¿Quién va a usarlo?

Los niños más pequeños generalmente prefieren un castillo con tobogán a uno tradicional, les apasiona la sensación de caer deslizándose. Mientras que los adultos suelen disfrutar más de la zona de salto porque sacan más partido a la libertad de movimientos que proporciona.

En el caso de que vayan a utilizarlo niños mayores debes asegurarte de que el tobogán está preparado para soportar su peso.

Entonces… ¿castillo con o sin tobogán?

Una vez hayas sopesado las variables anteriores, precio, espacio y usuarios, la elección debería estar bastante clara. Como has podido comprobar, la decisión no siempre se reduce a que una opción es más divertida que la otra.

Si dispones del presupuesto y espacio necesarios y además tus hijos son lo suficientemente pequeños como para disfrutarlo durante unos años, un castillo con tobogán te encaja a la perfección. Y si no es el caso, ¡no te preocupes! Seguro que encontrarás el hinchable que se adapta a tus necesidades. Puedes empezar echándole un vistazo a los que te proponemos un poco más abajo. ¡Suerte!

¿Te ha gustado?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Puntuación: 4.7 / 5. Votos: 186

Hasta ahora... no hay votos. ¡Puntúalo!

¡Comparte diversión!